El enigma de hielo que cayó del cielo

13/ 01/ 2010 a las 4:15 | Publicado en Casuística, Granizo, Historia, Medios, megacriometeoros | 1 comentario

La incógnita continúa Cambio climático, fugas de agua en los aviones, extraterrestres, restos de un cometa, bromistas… Apenas duró unas semanas, pero pocos fenómenos como el de los mal llamados aerolitos o bloques de hielo caídos del cielo han acaparado la atención de los valencianos. Diez años después casi todas las preguntas siguen sin respuesta mientras los “megacriometeoros” siguen cayendo por todo el mundo

JOSÉ SIERRA VALENCIA El 8 de enero de 2000, con el euro en las carteras y recién salidos de un ambiente de “milenarismo” que había predecido todo tipo de desgracias, un bloque de hielo de origen desconocido caía en Soria. Fue el primer aviso, aunque inicialmente desapercibido, de un fenómeno tan intenso como fugaz que sigue sin respuestas claras diez años después de aquel primer impacto documentado. Dos días después, un vecino de Tocina (Sevilla) tomaba tranquilamente un café cuando un bloque de hielo cayó sobre el capó de su Fiat Uno, provocando una enorme abolladura y la rotura del cristal delantero.

El día 12 se repetía el fenómeno en una nave industrial de l’Alcúdia, el 13 en Elx, el 14 en la Unión (Murcia), el 15 en Enguera y Xilxes, el 6 en Cádiz y Huelva y el 17 en Algemesí. La prensa y la televisión se volcaron con el fenómeno y en toda España, pero especialmente en la Comunitat Valenciana, donde se concentraron varios de los casos más llamativos, se produjo un episodio de psicosis colectiva, como si todos los ciudadanos y sus bienes estuvieran expuestos al impacto de los misteriosos bloques de hielo.En apenas dos semanas se documentaron 50 casos, aunque muchos fueron bromas o fraudes.

Sin explicación

Jesús Martínez Frías, del Centro de Astrobiología que comparten el Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y el Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial, se desplazaba el 13 de enero de 2000 a l’Alcúdia con un congelador portátil y asumía el control de una investigación que ha coordinado desde entonces y que sigue activa sin que exista una explicación científica sobre las causas que provocan la aparición de los bloques de hielo, a los que Frías ha acuñado como “megacriometeoros”.

El investigador destaca el liderazgo y la repercusión que la investigación realizada en el centro español sobre el origen de estos eventos -“que está lejos de haber concluido”, matiza-, ha tenido en las revistas científicas más prestigiosas del mundo, lo que ha permitido despertar el interés de otros científicos.

Sin embargo, no existe una explicación unánimemente aceptada sobre cómo y por qué se generaron los “megacríometeoros”, aunque sí han quedado descartadas algunas de las causas que se apuntaron en los primeros momentos.

Martínez Frías explica que las características que presentan los bloques de hielo caídos en España “comparten” los rasgos observados y bien conocidos de los grandes “hailstones” o piedras de granizo atmosférico, con la salvedad, claro, de que su caída se produjo en días despejados y sin una nube a la vista.

“Los resultados de nuestros estudios texturales, hidrogeoquímicos e isotópicos, junto con el estudio de las características atmosféricas durante el período en que se produjeron las caídas, nos permiten descartar algunas de las posibilidades que se manejaron”, apunta el científico en su página web. Según el investigador no son aguas residuales procedentes de aeronaves ni obedecen a la caída del hielo formada en las alas, ni a fugas en los depósitos de los aviones y tampoco son restos de microcometas…

Martínez Frías asegura que los megacríometeoros pueden ser un nuevo “geoindicador” de las transformaciones que está provocando el cambio climático, una hipótesis que no estaría reñida con los numerosos antecedentes de caída de bloques de hielo documentados antes incluso del invento de la aviación.

Los investigadores han analizado con detalle las condiciones atmosféricas que se dieron en los días con mayor número de caídas y creen estar detrás de una buena pista.Sin embargo, Martínez Frías sostiene que no existe en la actualidad “ningún modelo capaz de explicar satisfactoriamente la causa de la formación y el crecimiento de los núcleos de hielo y cómo bloques excepcionalmente grandes y pesados de hielo pueden formarse y mantenerse en la atmósfera hasta caer”. El investigador confía en cada vez más equipos en todo el mundo se sumen a la investigación y espera poder ofrecer “novedades” este año tras aplicar una técnica de espectroscopia láser a algunos “megacriometeoros”.

Mientras, los trozos de hielo siguen cayendo. El último documentado el pasado 15 de diciembre de 2009 en Brasil destrozó una vivienda. Un mes antes, un bloque “como un balón de baloncesto” destrozó una cocina en una casa habitada de Brush (Colorado).

Ángel Morales: “El hielo era como el oro en las películas del salvaje oeste”

Ángel Morales, del departamento de Química Analítica de la Universitat de València, representó la nota “valenciana” en el concierto de los aerolitos. Los bloques de hielo caían en territorio de la Comunitat, pero la investigación se llevaba desde Madrid.
“Alguien nos llamó y nos pidió que formáramos parte de la investigación”, recuerda el científico, que califica de “muy puntual” su intervención. Y no es que el misterio no interesara, sino que la investigación era “imposible” sin acceso a los bloques de hielo y “todo se centralizaba en Madrid”. Un equipo interdisciplinar de la Universitat de València analizó los restos del meteorito de l’Alcúdia, que fue repartido salomónicamente entre el Centro Superior de Investigaciones Científicas representado por Jesús Martínez Frías y el departamento de Química Analítica. Después hubo pocas oportunidades de acceder a la materia prima de la investigación: los aerolitos. “El hielo era como el oro en las películas del salvaje oeste: el primero que llegaba se lo quedaba todo”, recuerda Ángel Morales. “Al final nos quedamos sin muestras y la investigación se murió sola”, concluye. j .S. valencia

´Qué era aquello: la pregunta del millón que todavía no nos han contestado´
Los vecinos de l’Alcúdia recuerdan el revuelo que causó la bola de hielo que se precipitó desde el cielo contra una nave industrial

V. X. C. VALENCIA
El impacto de un bloque de hielo caído del cielo sobre una fábrica de l’Alcúdia el doce de enero de hace diez años convirtió a este municipio de la Ribera en el epicentro informativo de un fenómeno inusual que no ha vuelto a repetirse a lo largo y ancho de la Comunitat Valenciana.

Así lo recuerda María José de Vilar una de las trabajadoras de la empresa Viferma en cuyas instalaciones ocurrió todo. “Estábamos trabajando y pese a los ruidos de la nave -ya que fabricamos maquinaria- oímos un ruido en la uralita”. “Han pasado diez años y de los acontecido nunca más se supo, nos merecíamos una explicación”. De Vilar señala que la respuesta no se ha dado “o por desidia o porque realmente no saben nada más”. “¿Qué era aquello? Esa es la pregunta del millón que no han contestado, ellos sabrán”.

Francesc Signes -alcalde de l’Alcúdia en aquellos años- revive estos días lo sucedido. “Llamé al Director del Centro Meteorológico de Valencia, Manuel González, y me dijo que pusiéramos el hielo en un recipiente limpio para que no se contaminara y con el objetivo de que el líquido no se perdiera”. Signes explicó que en aquel instante se barajaban tres hipótesis: que era hielo desprendido de las alas de un avión, que eran escapes de agua de los inodoros químicos de los aviones y, finalmente, que se trataba de restos de un cometa en descomposición. Esta última teoría extendida por el responsable de CSIC, Martínez Frías, engrandaba lo acontecido, ya que los restos de hielo deberían de ser analizados por la NASA y la Agencia Espacial Europea.

“Desde el CSIC Frías nos pidió que rompiéramos el aerolito en dos partes y que se guardaran en congeladores diferentes como medida de seguridad por si se descongelaba”. Como anécdota recuerda que no pudieron partir el bloque de hielo con una sierra de marquetería y tuvieron que romper el aerolito sobre un mortero. Después, para su mejor conservación y siguiendo con las indicaciones de los científicos, compraron hielo carbónico y aislaron las dos piezas en dos neveras portátiles que se introdujeron en los congeladores. l’Alcúdia centralizó la recogida de los otros aerolitos (Meliana y Enguera) hasta que fueron retirados por el propio Martínez Frías. El 20 de enero el profesor de la Facultad de Químicas de la Universitat de València, Ángel Morales, se quedó con el otro fragmento de l’Alcúdia para su análisis. Francesc Signes, relató que meses más tarde se supo que el hielo no era de procedencia extraterrestre. Se había generado “en las capas exteriores más altas de la atmósfera” explicó el político socialista.

Con el paso del tiempo aquel suceso ha quedado en el olvido pero la obsesión por la aparición de las bolas de hielo y su misteriosa procedencia estuvo viva durante varios meses.

Fuente: Levante-El mercantil valenciano, 13/01/2009

1 comentario

  1. http://www.taringa.net/posts/noticias/12626599/Equot_Bola-de-fuegoEquot_-destruye-viviendas-en-Bs-As.html

    Vean esto por favor y si me pueden informar que puede ser que cayo aqui en Bs.As. porque no hay crater ni fuego ni nada, solamente onda expansiva que rompio la mitad de una manzana y se sintio a 20 cuadras, vecinos vieron primero una bola roja y luego azul.


Sorry, the comment form is closed at this time.

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.
Entries y comentarios feeds.

A %d blogueros les gusta esto: